logo esto lo arreglammos nosotras

Mar
31

El interés de Zoido por Isla Mágica: hacerse la foto

La inauguración oficial de la temporada 2013 en Isla Mágica la hicieron ayer la dirección de la empresa y el alcalde Juan Ignacio Zoido. Justo y precisamente los que menos esfuerzos parecen estar haciendo en estos momentos difíciles, y esperamos transitorios, para la empresa. La inauguración “sin foto”, la extraoficial y silenciosa, la de verdad, la hicieron sus trabajadoras y trabajadores, como siempre al pie del cañón.

Sorprende cómo el alcalde de Sevilla se ha apresurado a atender la llamada de la dirección de Isla Mágica para la foto. Y llama la atención por lo rezagado de su actitud ante el reclamo de la plantilla, que hubo de personarse en “pleno” pleno del Ayuntamiento para ser recibida. Una vez más empresarios y PP encuentran un punto común. Pero en fin, bien está lo que bien acaba. 

Por todos ellos, por los trabajadores, fue este comunicado de UGT dando la bienvenida a la plantilla: 

“Ayer 30 de marzo de 2013 , fecha en la que Isla Mágica reabre sus puertas para dar 

comienzo a la temporada 2013, desde UGT queremos dar la bienvenida y felicitar a la 

plantilla de Isla Mágica. 

Nos felicitamos todos porque esta apertura haya sido posible. Pero queremos destacar 

y recordar que, sin la presión sindical que el conjunto de trabajadores hemos llevado a 

cabo durante estos meses atrás, quizás hoy el parque no estaría abriendo sus puertas. 

La voluntad de CaixaBank quedó clara desde un principio, el parque no era lo suyo y 

lo puso en venta, mientras se vendía y no, podían pasar horas, meses y quién sabe si 

una temporada completa . Así lo indicaba el hecho de que no hubiese calendario y la 

venta de pases estuviese suspendida. 

 Desde el Comité de Empresa movimos cielo y tierra, mantuvimos reuniones para 

comprometer públicamente a partidos políticos, entidades sociales e instituciones por 

la continuidad de Isla Mágica. Fue la presión mediática y el cuestionamiento de La 

Caixa y su “obra social” lo que hizo a la entidad financiera apresurarse a buscar un 

comprador: Looping Group. 

Para Looping Group, inminente accionista mayoritario de la empresa y gestor directo 

de la actividad, lo principal para comprar el parque es que no haya pérdidas a final 

de año. Conseguimos negociar un calendario de 12 días menos con respecto al año 

anterior (muy a pesar de las filtraciones sobre la apertura de tres meses que algunos se 

empeñaban en dar por hecho y que desde UGT siempre insistimos en llamar a la 

cordura y en no hacer caso de rumores que dificultaban el que más tarde sería el 

calendario oficial). Una vez superadas estas etapas que garantizan la actividad de la 

empresa, Looping puso de manifiesto que la plantilla debía ajustarse a la actividad y 

que era necesario un ERE, dirigido principalmente a la estructura continua (Pabellón 

de España). A pesar de ello, se mostraban abiertos a que si había alternativas para 

que los despidos fueran los mínimos y las “cuentas saliesen” acordásemos otras 

opciones. 

Desde UGT, como interlocutores del Comité de Empresa, hemos tenido claro desde un 

principio varias cuestiones: 

1. El fracaso de un proyecto tiene el mayor impacto en su plantilla, en el esfuerzo 

que ésta hace y el número de personas paradas que puede provocar. Por 

tanto, cuando un proyecto está a punto de irse a pique y llega un “ángel 

salvador” (que tendremos que ver cómo funciona, pero que cuánto menos 

merece una oportunidad) con la intención de rentabilizar, gestionando de una 

forma distinta, podemos darnos con un canto en los dientes.. Y por supuesto 

entendemos que las personas que han gestionado hasta hoy, no deberían 

tener cabida en una nueva etapa. Los trabajadores que no han hecho su 

trabajo de forma correcta a lo largo de este tiempo, o han sido sancionados o 

están despedidos. Es hora de que también los gestores asuman 

responsabilidades, porque seguir haciendo esfuerzos en la parte baja para que 

finalmente las cuentas sigan sin salir no tiene sentido. Y así lo hemos 

manifestado públicamente. 

2. Los despidos que fuesen necesarios, tendrían que ser en las mejores 

condiciones posibles, pues la situación social y económica del país no permite 

fácilmente encontrar otro empleo. 

3. Nos hemos estrujado la cabeza (con asesoramiento jurídico incluido) por 

encontrar opciones alternativas para rebajar los despidos, consiguiendo 

rebajarlos a la mitad. Por supuesto asumiendo importantes esfuerzos como el 

hecho de que un grupo de personas pasara de fijo todo el año a discontinuo 

meses. Sin embargo parece que puede haber personas que no estén 

dispuestas a aceptar ni un solo esfuerzo. Lo que podría aumentar nuevamente 

el número de despidos (queremos dejar claro que esta responsabilidad no sería 

del Comité de Empresa, que ha priorizado por encima de todo el empleo, sino 

de los trabajadores que no quieran renunciar a nada). 

4. La lista de personas despedidas debe responder a criterios objetivos. La actual 

lista, proclamada a los cuatro vientos por algún “pseudosindicalista” 

(sospechamos que incitado por terceras personas interesadas en “oficializar la 

lista” para dificultar cambios en ella (y con ello la aplicación de criterios 

objetivos), no ha sido justificada de manera objetiva. Por tanto, seguimos 

esperando e insistiendo. 

Lo que no va a permitir este Comité de Empresa como ya hemos comunicado con 

anterioridad son presiones en forma de “lobby” por parte de terceras personas. 

Tampoco vamos a permitir que el chantaje ni la negativa de personas concretas a 

hacer esfuerzos, termine perjudicando y haciendo recaer nuevamente los esfuerzos 

sobre la plantilla que en principio iba a ser la menos perjudicada (esa línea roja que 

siempre hemos marcado), la más vinculada a la actividad del parque y la más 

precaria, pues ya de hecho, ni siquiera en muchos casos, tiene fecha cierta de 

incorporación. 

La situación actual, es de bloqueo en la negociación, si el plazo para acordar (una 

semana) finaliza sin acuerdo, el ERE podría llevarse a cabo sin la firma del Comité de 

Empresa y con la legislación vigente (Reforma Laboral, que entre otras cosas, marca 

20 días por año). No es la voluntad de Looping Group y así nos lo ha hecho saber su 

Director General. Pero parece que otras personas sí podrían estar interesadas en 

“reventar la negociación” por intereses particulares. 

 La avaricia personal de algunos puede romper el saco común de todos. Así que 

insistimos: “Zapatero a tus zapatos”. Cordura y responsabilidad, por favor. 

¿Es que nadie se acuerda ya de que, hace tan solo un par de meses, 

el parque estaba cerrado y sin visos de abrir? 

 

APL

  | 0 comentarios   | Laboral

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: