logo esto lo arreglammos nosotras

Ene
02

En el horizonte, el último día del año

No siempre tiene una la suerte ni la oportunidad a su alcance de tocar literalmente el cielo con las manos.

Tener un gran amigo aficionado al parapente tiene este valor añadido. Por eso, no pude resistirme a despedir el año “por todo lo alto” como comentaba uno de mis compañeros en facebook.

A pesar de que ya había experimentado la sensación de volar en paramotor y en ultraligero, hacía tiempo que no repetía. Y subir al cielo el 31 de diciembre de 2011, ha tenido unas connotaciones bien distintas.
Desde arriba, la amplitud de miras, la perspectiva, la serenidad y la armonía del paisaje me hacen pensar que ojalá pudiésemos ver con esta visión tan completa y tan clara el futuro que asoma para los próximos años.

2011 ha sido un año duro, muy duro para  los ciudadanos y ciudadanas de este país, para el pueblo, para las clases baja y media. Han sido días de precariedad laboral, de conflictividad en las empresas, de retroceso en derechos sociales y por ende, de castigo a los de siempre, las personas que menos tienen. Debilitar a la clase trabajadora, que empieza a ser la “clase parada” con el torticero argumento de “lo malos” que somos los sindicatos, parece el objetivo principal.

La devastadora crisis que más que cabalgar, galopa, parece estar  dispuesta a llevarse por delante hasta el derecho a respirar sin pagar por ello.

En España, como en otros países, ya se ha llevado un gobierno por delante. Al gobierno saliente liderado por el Partido Socialista Obrero Español, no le hemos permitido hacer políticas ultraconservadoras. La ciudadanía ha “bien entendido” que un partido de izquierdas no podía “gobernar” ubicándose al otro lado, a la derecha, y no sólo eso…hemos entendido que ni siquiera gobernaba, gobiernan otros. Así que ante tal incongruencia, se ha optado por “mano dura” y mayoría absolutísima para el partido en la oposición hasta ese momento, el PP.

El partido entrante, el “popular” tampoco gobernará, sin embargo, se encontrará mucho más cómodo entre este amasijo de despropósitos, que sí comulgan con su ideología conservadora, aprovechará y sacará tajada de todo esto, sin que tenga el mismo coste para ellos, pues el pueblo sí identificará las medidas con el color del gobierno. 

Una de las consecuencias colaterales que no debe pasar por alto (y apuesto, también estaba más que prevista) ha sido el movimiento, desbarajuste y las  crisis internas en instituciones, partidos y organizaciones progresistas. La brutalidad, la agresividad, la contundencia y lo imprevisible de una de las mayores crisis mundiales, han dejado literalmente noqueadas justo a estas entidades, que no dan crédito a lo que ven, ni parecen saber cómo reaccionar contra el enemigo, dedicándose más bien a tirarse los trastos a la cabeza y a buscar un culpable dentro.

No me cabe la menor duda de que no hay mal que por bien no venga, que las crisis son oportunidades y que la gente de izquierdas y sus organizaciones vamos a reaccionar como siempre lo hemos hecho, y más vale que esto vaya siendo más pronto que tarde.

Adaptarse a la nueva realidad, buscar formas de trabajo distintas pero igual de eficaces que las de otros tiempos y apostar por nuevos liderazgos es algo ya inevitable.

En el horizonte suenan tambores de guerra, y los tamborileros se esconden
en el anonimato para, jugando al despiste, no pagar las consecuencias
de sus hechos y su política de hostigamiento a la ciudadanía.

Amigas y amigos quiero desearos una feliz entrada de año. Deseo que 2012 nos traiga salud para permanecer al pie del cañón y mantener el equilibrio, fuerzas para librar las batallas por venir e ímpetu para promover y ejecutar cambios importantes. Solo así entiendo podremos alcanzar los principales objetivos para el futuro: justicia y derechos sociales y redistribución de la riqueza.

Un abrazo enorme y mucha izquierda!

APL
  | 2 comentarios   | Sin etiqueta

2 comentarios sobre “En el horizonte, el último día del año

  1. Escribes con caracter y m gustas antes q nada por tu naturalidad d expressión,sin acerbarse con nada ni nadie.M ha encantado leerlo.Espero lo mismo q tú.
    un saludo. 112graf.

Responder a Ana Pérez Luna Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: