logo esto lo arreglammos nosotras

Oct
30

La vivienda y la dignidad, monedas de cambio

Barcelona, julio 2012, foto tomada desde el Parque Güell


Una de las mayores evidencias de que “una cosa es la teoría y otra la práctica” o de que “del dicho al hecho hay un buen trecho” es el artículo 47 de la Constitución Española, tan presente como ausente estos días de crisis: 


“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”


Nada más lejos de la realidad. Desde que estallara la crisis en julio de 2008, han sido muchas las familias que han tenido que sufrir este drama en sus carnes para que la propuesta o iniciativa de la “dación en pago” sea mínimamente tomada en cuenta como opción. Ha sido la “friolera” de 171.110 familias. Y digo bien, la “friolera” porque para ellos, para los bancos, somos eso una cifra, un número más, por más que se empeñen en personalizar su marketing y sus anuncios con angelicales caras protagonistas de su “obra social”.


Como en casi todo, la empatía es la eficaz prueba del algodón, y ponerse en el lugar de esas personas que se convierten en “sintechos” de un día para otro, sin comerlo ni beberlo, es un buen ejercicio. Bien sabemos que nuestra vivienda no es sólo una edificación, es un hogar, monoparental, unifamiliar, de familias tradicionales, de parejas homosexuales…cientos de miles son las peculiaridades, vivencias, experiencias y sobre todo, sentimientos y recuerdos cobijados entre cuatro paredes.


Por eso, revisar hoy la prensa y leer en el diario Público.es el titular Jueces y fiscales amenazan a Gallardón con colapsar los desahucios bancarios” me ha encendido la luz de alerta de la indignación y también del malhumor. 


¿Significa esto que las personas desahuciadas se convierten en moneda de cambio para jueces y fiscales?

Si “los jueces y fiscales han amenazado este martes con relegar las demandas judiciales de los bancos, que en su mayoría son ejecuciones hipotecarias y desahucios, en respuesta a los planes del ministro Ruiz-Gallardón de retirar a 1.200 jueces sustitutos desde esta semana” 

¿significa esto que si el ministro no hubiera anunciado tal recorte, los desahuciados seguirían con su “marrón” sin contar con la “solidaridad” de jueces y fiscales?

Sin duda, habrá quien piense que “le saco punta a todo” pero es que, sinceramente, así nos va. Cada cual mirándose el ombligo y “el señor dando pan a quien no tiene hambre”.

 

Algo a tener siempre presente es justo esta realidad. Los que tienen la sartén por el mango son siempre los mismos. A veces los astros se conjuran y nuestros básicos intereses están por medio. 

Así que lo que dependa de ti hazlo sin dudar 

#14N HuelgaGeneral #ParoSocial


APL


  | 2 comentarios   | Sin etiqueta

2 comentarios sobre “La vivienda y la dignidad, monedas de cambio

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: